Viernes, 21 Enero 2022

ALBISTUR: TRADICIÓN EN OIARTZUN

JAKITEA Gure Betiko Sukaldaritza

 

ALBISTUR: TRADICIÓN EN OIARTZUN Imagen 1

Tradición con mayúsculas. Eso es lo que nos encontraremos si traspasamos el umbral del Albistur, un encantador restaurante de paredes de piedra situado en el apartado paraje de la plaza Klarene de Oiartzun, dirigido desde 1997 por los donostiarras Miguel Montero y Mikaela Benavente. Desde el primer momento, Miguel nos sorprende con unos ricos Espárragos de Navarra a pesar de no ser todavía temporada. El secreto consiste en que este hostelero los congela en su mejor momento para poder ofrecerlos todo el año y no tener que recurrir a las conservas. Lo mismo sucede con los Hongos salteados (ver foto), que son cocinados al ajillo y congelados con el mismo fin. “En la medida de lo posible me gusta servir productos naturales, elaborados en casa. Difícil será que os venga un ardor de estómago o cualquier molestia por haber comido en mi casa”, afirma convencido de sí mismo. La verdad es que ambos productos, especialmente los hongos, sabrosos y cocinados ligeramente al dente, están exquisitos y se agradece el poder disfrutar de estos productos sin el habitual regusto de las conservas.

Nuestra degustación continua con un txangurro al horno (ver foto) con el que tocamos el cielo. Crujiente por fuera, suave por dentro y de una gran finura en sabor, el crustáceo se deshace en la boca. Según nos comenta Miguel, en Albistur utilizan carne de centollo sin mezclarle bacalao ni otros productos, práctica que se da en más de un restaurante.

Seguimos con una Merluza en salsa verde blanca, inmaculada, trabajada también en ese punto ideal entre crudo y hecho, seguida de una ración de Rabo de buey de las más apetitosas que hemos degustado estos últimos tiempos. La cocción es perfecta y el rabo se desprende totalmente del hueso, mientras que la salsa es densa pero a su vez suave y muy fácil de comer. Hablando mal y pronto, de chuparse los dedos.

Aitona eta Amona

No se puede venir al Albistur sin tomarse un Aitona o una Amona como postre. El Aitona era un clásico del local ya disponible con los anteriores propietarios, consistente en helado, Armagnac y nueces tostadas. El postre era un éxito hasta que Miguel y Mikaela añadieron a la oferta la Amona (ver foto), compuesta de natillas, galleta emborrachada y merengue gratinado. A día de hoy la Amona ha desbancado con diferencia al Aitona, aunque ambos postres siguen teniendo un gran éxito.

Además de la carta, Albistur funciona muy bien con el Menú del día, de 12 euros, de carácter muy casero, el Menú especial de fin de semana a 20 euros y el Menú especial de 25 euros consistente en 4 raciones para compartir (Ibéricos, Pastel de merluza, Crema de cigala y Ensalada de queso de cabra), seguido de un segundo a elegir, postre y bebida. Como puede verse, una buena opción.

Salimos encantados del Albistur, un establecimiento que destila amor por la cocina tradicional sumado a un agradable ambiente familiar al que también contribuyen la presencia del cocinero, Juan Bautista Zubieta, natural de Ereñozu y la simpatía y la profesionalidad de Georgiana, la camarera que además de servir las mesas, se encarga de decorarlas con gran gusto adornándolas con flores frescas que dan al comedor un precioso toque de color.

 

ALBISTUR JATETXEA

Klarene Plaza, 1 - OIARTZUN
Tf: 943 49 07 11
www.albisturjatetxea.com
Cierra: Domingo noche, lunes noche y martes todo el día.