Sábado, 15 Junio 2024

HIPERTENSIÓN ARTERIAL: MÁS ALLÁ DE LA SAL

HIPERTENSIÓN ARTERIAL: MÁS ALLÁ DE LA SAL Imagen 1

 

-”Quítate la sal”
-“Pero si apenas como sal...”

La evidencia científica actual muestra que la ingesta de sal no aumenta la tensión arterial en todas las personas, por ello ésta es una medida insuficiente e incluso para algunas personas innecesaria. Pero a falta de más investigaciones, su consumo tiene que ser moderado. (1 cucharadita de sal al día = 5 gramos de sal al día = 2,3 gramos de sodio al día).

A la Hipertensión se le denomina la “asesina silenciosa”, porque mata sin avisar. Tenerla alta no nos hace sentirnos mal pero hace que tengamos un mayor riesgo de infarto de miocardio, insuficiencias cardiacas, ictus cerebrales y enfermedades renales. ¿Así que de qué manera podemos tenerla a rajatabla?. Te lo cuento:

Nuestro estilo de vida es el factor más importante para evitar la hipertensión. El tratamiento farmacológico es lo último a lo que se tiene que recurrir.

Si ya tienes hipertensión o quieres prevenir, el tratamiento eficaz consiste en una alimentación saludable, controlar el peso, hacer ejercicio cardiovascular, buen manejo del estrés, buen descanso nocturno y evitar el alcohol y tabaco. En nuestra alimentación, más allá de la simple recomendación de ser prudente con la sal, es muy importante:

- Comer las cinco raciones diarias de frutas y verduras (evitando las de conserva),

- Incluir pescado (excepto el ahumado)

- Tomar fibra que las frutas, verduras y legumbres (evita las de conserva) nos la aporta.

- La carne mejor la blanca: pollo, conejo, pavo. Evitando las carnes rojas, las curadas y las ahumadas. Evita embutidos, vísceras y patés.

- Los lácteos que consumas que sean semidesnatados, evitando los quesos curados o semicurados, las lonchas light, los quesos de untar o en porciones. Tampoco comer mantequilla te beneficiará.

- Los frutos secos tómalos tostados o crudos, sin sal.

- En esta época de terrazas evita las patatas fritas, los encurtidos como aceitunas, pepinillos, cebolletas...

- Es importante estar bien hidratado ayudará a depurar la sangre y reducir su viscosidad. Principalmente bebe agua, evitando las que contienen gas. También es importante moderar el consumo de café o té.

- Las grasas que consumas tienen que ser de buena calidad como el aceite de oliva.

- Y cuando hablamos de alimentos ultraprocesados: mejor si cocinas.

- Reduce los hidratos de carbono de alto índice glucémico: Evita los azúcares sencillos. La pasta y el arroz mejor integrales.

Estudios científicos de 2017 demuestran que la microbiota intestinal podría tener la respuesta a por qué “solo el 50% de personas con hipertensión arterial reacciona negativamente al consumo de sal”, si quieres saber más sobre la microbiota lee el artículo que hice en mayo del 2021.

Y recuerda tomar plátanos y aguacates para incluir potasio en tu dieta.

Estamos en plena ola de calor, aprovecha y toma baños de sol correctamente para cargarte de vitamina D, que tanto escasea en estos tiempos y tan importante para evitar la hipertensión arterial.

 

   
DIETÉTICA
y alimentación

 

Carolina Rïn
Dietista Colegiada nº 1887