Miércoles, 24 Abril 2024

OTZAURTEKO BENTA: TRADICIÓN Y NATURALEZA

JAKITEA Gure Betiko Sukaldaritza

 

OTZAURTEKO BENTA: TRADICIÓN Y NATURALEZA Imagen 1

Es una gozada que sigan existiendo lugares como Otzaurteko Benta. Guardando la tradición de los restaurantes de antaño que se encontraban al borde del camino y que ofrecían parada y fonda a todo viajero que lo necesitara, esta venta, regentada por la tercera generación al frente del negocio, no tiene horario, y ya podemos aparecer en ella a las 5 de la tarde o a las 9 de la noche, enteros o totalmente empapados por el temporal, que los hermanos Oiarbide Lasa, Joxe Mari, Jon y Luis Angel, nos recibirán como en casa, con una amplia sonrisa y con su cocina abierta y dispuesta a ayudarnos a reponer fuerzas, sea la hora que sea. No en vano, los viejos libros ya nombran a la venta de Otzaurte como lugar de paso y estancia de peregrinos y caminantes. Hay que tener en cuenta que este establecimiento es el restaurante más próximo a la bella cueva de San Adrian, que en su día estaba atravesada por un Camino Real y constituía el paso natural y aduana entre Gipuzkoa y Araba.

Otro de los motivos por los que nos encanta Otzaurteko Benta es porque su oferta es autóctona, auténtica y enérgica, tres palabras esdrújulas que definen a la perfección lo que se cuece y se guisa en los fogones de este restaurante. Autóctona porque la gran mayoría de los productos que se ofrecen en el local son, y valga la redundancia, locales: la sidra es del Goierri, las palomas de otoño han sido cazadas en los múltiples puestos cercanos al restaurante, las alubias, las zizas, los hongos, las verduras... todo el producto es de la tierra. Auténtica, porque además de los productos de aquí, en Otzaurteko Benta crían sus propias ovejas (Luis Angel se encarga personalmente de ellas), con lo que todos los productos derivados de ellas (el queso, la cuajada, las morcillas, el cordero asado...) son de casa. Finalmene, Enérgica, porque en Otzaurteko Benta no se andan con tonterías. Las raciones son copiosas, tanto si hablamos de los platos de carta como de los pintxos o los platos combinados. Los Oiarbide no quieren que nadie salga de hambre de su casa.


Suculenta cocina tradicional

Acudimos a Otzaurteko Benta entre semana y sin avisar, por lo que no podemos disfrutar de uno de sus platos emblemáticos, los Callos, que siempre están presentes el fin de semana, al igual que el Cordero asado o el Pollo de caserío. En cualquier caso, tenemos suerte porque ese día, el menú del día incluía un revuelto de morcilla casera que solicitamos y disfrutamos como niños. Seguimos con unos txipirones a la plancha perfectamente aliñados con un exquisito “ájilis-mójilis” del que se nos olvida pedir la receta (ya tenemos una excusa para volver) y finalizamos los platos principales con una excelente chuleta de viejo, sabrosa y bien asada, perfecto colofón antes de atacar a la mamia casera elaborada, como hemos dicho, con leche de las propias ovejas.

La cuenta ronda los 35 euros por barba, y es que en Otzaurteko Benta, además de auténticos son honrados. Y si alguien quiere ajustar más el presupuesto, los Oiarbide ofrecen una excelente variedad de platos combinados entre 7,50 y 9 euros. Un restaurante a tener muy en cuenta. 

 

OTZAURTEKO BENTA

Alto de Otzaurte (Carretera Zegama - Altsasu) - ZEGAMA
Tf: 943 80 12 93