Sábado, 27 Febrero 2021

URDAIRA: LA SIDRERÍA DE LOS CENTOLLOS

JAKITEA Gure Betiko Sukaldaritza

 

URDAIRA: LA SIDRERÍA DE LOS CENTOLLOS Imagen 1

Animados por dos buenos amigos, el pasado día de San Valentín, nos aventuramos por la estrecha carretera a la que se accede del centro del barrio de Aginaga, entre Usurbil y Orio, para acudir a la sidrería Urdaira, famosa por ser la única, o de las pocas, que ha añadido centollo a su oferta gastronómica. De hecho, mucha gente conoce a Urdaira como “la sidrería de los centollos”.

Una vez en la sidrería, la tónica es la habitual. Si hemos reservado (algo muy importante, sobre todo si queremos acudir el fin de semana, especialmente el sábado) nos esperará nuestra mesa, pero hasta que nos atisban y nos toman la comanda, podemos ir degustando la sidra en las kupelas abiertas en el comedor principal, que cuenta con una zona de kupelas de madera y otra de grandes depósitos de PVC, o movernos por el resto de dependencias de la sidrería, que incluyen asimismo una pequeña y encantadora sala con barricas de pequeño tamaño y dos grandes salas de enormes depósitos de inoxidable.

Llama la atención, asimismo, al llegar a la sidrería, la existencia de una pequeña terraza cubierta a la entrada desde la que se divisan los manzanos que rodean el caserío y las preciosas vistas que rodean al lugar.

Una vez tomado asiento, como hemos comentado al inicio, nos ofrecerán la posibilidad de comer empezando con un centollo cocido. Y además del menú de sidrería habitual, puede solicitarse costilla a la parrilla, siempre disponible, así como kokotxas de bacalao en salsa verde o bacalao en salsa, aunque estos dos platos deben reservarse con antelación.

“Hay fines de semana en que se venden más de 300 centollos” nos confiesa Patxi Azkonobieta, propietario de la sidrería que dirige desde 1990 con la inestimable ayuda de su esposa, la zizurkildarra Josune Irazusta. La idea fue de mi padre. Yo me habría dedicado a criar ganado, pero el aita, que de siempre había hecho sidra para consumir en casa, me dijo: ‘planta manzanos y haz sidra, que aquí siempre se ha hecho eso’... y acertó.”

En cuanto a la idea de los centollos, también fue cosa de Patxi, pues en sus inicios laborales le tocó trabajar en uno de los viveros de Aginaga, así que conocía el mundo del marisco. Habló con los propietarios, empezaron como una prueba... y hasta hoy. “De hecho, el éxito de la fórmula ha sido tal que todo el mundo viene a disfrutar del marisco a Urdaira y a día de hoy la sidrería cuenta con el cartel de “completo” los sábados a mediodía hasta bien entrado el mes de abril.

El éxito de esta fórmula, además, se basa en que a pesar de estar consumiendo un producto de primera, el optar por el centollo no sube mucho la cuenta. “Si tomas el menú de sidrería normal, el precio por persona puede rondar entre los 30 y los 33 euros” nos comentan Patxi y Josune, “y si tomas centollo te puede subir 3 ó 4 euros, porque generalmente quitas alguna cosa, no comes bacalao, comes menos txuleta...” Damos fe de lo que nos cuentan Patxi y Josune, ya que en nuestro caso, compartiendo un centollo entre tres personas y dando cuenta de una cazuela de kokotxas de la que podían haber comido seis, además de una enorme txuleta que, dicho sea de paso, estaba extraordinaria, la cuenta no llegó a 50 euros por cabeza.

En lo que se refiere a la sidra, Urdaira cuenta con varias hectáreas de manzanal propio y cuida especialmente los procesos productivos limitando al máximo los tratamientos fitosanitarios. De hecho, es una de las sidrerías que ha apostado por la nueva D.O. Euskal Sagardoa y confía en que llegue el día en que pueda elaborar la sidra al 100% con su propia manzana.

 

URDAIRA SAGARDOTEGIA

Urdaira baserria (Aginaga) - USURBIL
Tf: 943 37 26 91