Jueves, 24 Junio 2021

ARRIKITAUN (Donostia): DE PINTXOS EN LA CORTE NAZARÍ

| nº 198 - mayo 2021

Texto: JOSEMA AZPEITIA. Fotografía: RITXAR TOLOSA

 

ARRIKITAUN (Donostia): DE PINTXOS EN LA CORTE NAZARÍ Imagen 1

Como reza el cartel en su puerta, “Los lunes va a zé que no”... pero la semana cuenta con otros seis días para comer, beber y terracear. Así que una excelente opción de martes a domingo para estos días preveraniegos es acercarse a Ibaeta y disfrutar del buen ambiente, el duende y la rica gastronomía de este espacio inclasificable llamado Arrikitaun y que desde hace 9 años ha acercado la gracia y el tronío de las tierras andaluzas a este perdido rincón de Donostia.

 

LA CERVE Edu 2950 wA313

Ángel de la Chica y Mayca Madroñal fueron quienes tuvieron la genial idea, para luchar contra el paro y la crisis, de abrir este espacio el 1 de junio de 2012 en el lugar que había sido ocupado durante no pocos años por el Lanperna, una referencia en cuanto a pintxos y gastronomía se refiere. Ahora, 9 años después, Ángel no tiene empacho en decir que su experiencia en hostelería era de primero de básica cuando decidieron lanzarse a la piscina. Pero la necesidad hace virtud y, al igual que el bar que les precedió, hoy pueden considerarse también referentes en su género y lo pueden hacer, además, con la cabeza bien alta..

Algo de culpa tendrá en el éxito y el asentamiento de Arrikitaun la personalidad de sus dueños, porque tanto Ángel como Mayca son excelentes anfitriones, amables y risueños, serviciales (que no serviles) y siempre dispuestos a alegrarle a uno (o a una) su estancia en el bar con una gracia, un comentario ingenioso, o una interesante charla, porque tanto Mayca como especialmente Ángel son grandes conversadores. A quien quiera comprobarlo y disfrutar de la faceta oratoria de Ángel, le recomendamos que busque en Youtube el vídeo “Un vasco en la corte nazarí” y que disfrute de los primeros 20 minutos en los que Ángel da rienda suelta a su vasta y bien fundamentada cultura y nos deja con la boca abierta ante sus conocimientos históricos y lingüísticos. Podéis acceder al vídeo haciendo click aquí:

https://www.youtube.com/watch?v=kALAKujyLMM

ARRIKITAUN 0328 wOJ198Esa calidad de buen anfitrión nos la mostró Ángel el pasado 14 de abril, día de la República, cuando nada más entrar en su bar nos dio la bienvenida con una copita (¿o fueron dos?) de Duque de Carmona “Orange”, un vino de naranja que nos rompió varios tópicos, primeramente porque todavía no habíamos bebido un vino de naranja que nos hubiera seducido, ya que generalmente nos habían resultado empalagosos, y lo segundo porque puede parecer que este tipo de vinos novedosos o rompedores es cosa de nuevas bodegas de corte snob, pero resulta que Duque de Carmona, fundada en 1670 se jacta de ser la bodega más antigua del estado. Como decimos, este rico vino no resultó nada empalagoso, seguramente porque está elaborado con naranja amarga sevillana, lo que le dota de una astringencia muy agradable, convirtiéndolo en un peligro, sobre todo si es servido con unas aceitunas aliñás de Jaén como las que nos sacó Ángel... puro sabor !! 

Nuestra degustación: vinos del sur, fritura y otras exquisiteces

Así pues, con el saborcito de las naranjas amargas hispalenses en la boca iniciamos la degustación de pintxos, que era a lo que habíamos acudido a Arrikitaun, empezando por un Salmorejo (Foto 1), servido en un pequeño cuenco de cerámica y acompañado de su huevito duro picado y su jamón. “Todas las madres andaluzas saben hacer el gazpacho y el salmorejo” nos comenta Ángel, “y, además, cada una le da su toque especial. Aquí, en Arrikitaun Donosti servimos ambos, aunque el gazpacho, que es más exigente, tiene una temporada más corta. Generalmente empezamos a servirlo a principios o mediados de mayo y a finales de septiembre, con lágrimas en los ojos, tenemos que dejar de elaborarlo. A los andaluces, no hay que decirlo, nos encanta. Yo, de hecho, me lo tomo habitualmente como guarnición o como acompañamiento todos los días.”

Seguimos adelante en la degustación de pintxos con otro producto auténticamente andaluz, la Tortillita de camarón (Foto 2), tentempié de origen gaditano que se ha convertido en emblema de la fritura andaluza en general. Las de Arrikitaun, además de ricas y crujientes, no resultan nada aceitosas. El único problema es que una llama a comer otra.

Tras la tortillita, cambiamos de registro con una tapita de Garbanzos a la andaluza con su pringá (Foto 3). Inquirimos a Ángel por qué se le llama “a la andaluza” al cocido y Mayca nos corta desde la barra: “Porque los hago yo!!” aclarando amablemente nuestras dudas. Bromas aparte, este cocido es también un plato típicamente andaluz aunque de carácter sefardí, que elaboraban los judíos del sur de España los viernes a la noche para comerlo al día siguiente, respetando el descanso del Sabbath. La pringá es, a fin de cuentas, lo que aquí llamaríamos “sacramentos”, servidos machacados sobre las legumbres. Un plato suculento que, nos confiesa Ángel, fue definido como “lo mejor de su vida” por su vecino Xabier Zabaleta del Asador Aratz un día que disfrutó del mismo.

Continuamos con la degustación vaciando copas de manzanilla (bebida que con su salinidad acompaña de cine a la gastronomía andaluza) y pasando a unas suculentas Croquetas de rabo de toro (Foto 4), que se presentan de dos en dos y atravesadas cual banderilla taurina, resultando sabrosas y contundentes, con ese sabor a guisote que trae a la cabeza la cocina de las abuelas, y tras los fritos cambiamos de tercio con el Pelotudo de berenjena (Foto 5), una rica rodaja de berenjena rebozada y cubierta de salmorejo, jamón y huevo cocido, un bocado que con su buscado y logrado toque crujiente y su fino picante es una muestra clara del arte de la fritura andaluza, además de estar riqúisimo como todo lo que probamos.

 

Pescados, carnes y salsas con “alegría”

El pescado hizo su única pero estelar aparición en la forma del Cazón en adobo (Foto 6), otra exquisitez andalusí consistente en trozos irregulares de cazón, una especie de pequeño tiburón, que se adoba con vinagre, comino y pimentón y se fríe rebozado en harina de garbanzos que, según Mayca, “se adhiere muy bien al pescado”. Eso sí, según nos comenta Mayca, hay lugares en los que un plato de cazón o de chopitos termina dejando una montaña de rebozado suelto en el plato, cosa que no pasa con el de Arrikitaun. “El secreto consiste en secar bien el pescado”, nos comenta Mayca, “si se seca como es debido, no se cae el rebozado”. Además, en Arrikitaun usan para el rebozado harina de garbanzos, lo que aporta otro sabor y otra untuosidad a la fritura. “Hay quienes usan una proporción de 80-20 entre harina de garbanzos y normal. Nosotros lo hacemos al 100% con harina de garbanzo.

Cambiamos el maridaje pasando a degustar un intenso palo cortado de Bodegas Robles antes de entrar al apartado de la carne, en la que nos son servidas, en cascada, tres creaciones a cada cual más exquisita. Empezamos por la dulzona pero no empalagosa Carne guisada al Pedro Ximénez (Foto 7), que lleva una generosa proporción del rico vino andaluz: “litro y medio de PX para una cazuela de 4,5 kilos de carne”. Eso sí, el siguiente pintxo no le va a la zaga: Solomillo al Whisky (Foto 8), acompañado de patatas y una salsa con una evidente presencia del destilado que hace, en palabras de Ángel, “que por el mismo precio te tomes un pintxo y un pelotazo”. En cualquier caso, el pintxo está riquísimo y también cuenta con un toque dulce aportado por la calabaza presente en la salsa. 

Para terminar la carne, nos es servida una última tapa de Carne mechá (Foto 9) con salsa churrasco, y una especie de mojo picón, pero más potente que el canario al contar con más comino y más guindilla. Ambas salsas son potentes y sabrosonas, y se complementan de cine con la carne que, precisamente, es servida totalmente seca y libre de salsa.

Por eso de que hay que terminar el vino, Ángel nos sirve unas ricas porciones de Queso manchego (Foto 10). Ante nuestra sorpresa, la pareja responsable de Arrikitaun nos comenta que intentaron introducir el queso Payoyo pero que tanto a ellos como a la clientela les gustó especialmente este manchego por lo que decidieron adoptarlo, y es que tampoco hay que sentirse culpable por contar con algunos platos no esencialmente andaluces, como este queso o las galletas María que nos son servidas a continuación y que como todo el mundo sabe son de Aguilar de Campó (Palencia), aunque aquí se sirven de una manera muy andaluza, frita sobre natillas con canela y azúcar, una bomba calórica que por si tuviera poca energía es acompañada con un dulcísimo (pero riquísimo) Pedro Ximénez.

Terminamos, por lo tanto, llenos y contentos (“Ponerse púo” le llaman a esto los andaluces) y con ganas de disfrutar de un café y una reparadora sobremesa en la que Ángel y Mayca nos hablan de su trayectoria, de la estupenda clientela que se han trabajado en estos 9 años, así como del resto de especialidades que podemos encontrar en Arrikitaun, porque no todo son pintxos y tapas en este precioso bar. Como nos cuenta Mayca, es casi de consumición obligatoria el platito de gambas, aunque salen también mucho las puntillitas, la carne al Pedro Ximénez en formato de ración, el Solomillo en salsa, una de las últimas incorporaciones que está gustando mucho... son tiempos de restricciones y aforos con lo que la carta de este pequeño local que sigue abierto contra viento y marea se encuentra “capada” en estos momentos, pero poco a poco irá recuperando, así lo esperamos al menos, la normalidad. 

Mientras llega esa ansiada etapa, podemos “vacunarnos” en Arrikitaun, ya que haciendo gala de su ingenio, Ángel ha cubierto los logos de las tres cervezas del cañero con las imágenes de Pfizer, Sputnik y Astra Zeneca. La gente, como no, les ha seguido la gracia a nuestros amigos y aprovecha para elegir su marca favorita y vacunarse, por supuesto, mediante varias dosis.

 

BAR ARRIKITAUN

Igara bidea, 19 -Ibaeta- DONOSTIA
Tf. 843 98 31 41