Jueves, 06 Octubre 2022

MICHEL SAGREDO, CAMPEÓN DE PINTXOS DE ARABA

MICHEL SAGREDO, CAMPEÓN DE PINTXOS DE ARABA Imagen 1

 

Gustó, convenció y se hizo con el Pintxo de Oro de la 3ª Semana Grande del Pintxo de Araba. El bocado presentado por Michel Sagredo de la Cafetería El Pregón, bautizado como MiNigiri y definido por su autor como “una mezcla de la cocina peruana y japonesa” consistía en atún macerado en sal y rociado con aceite especial, acompañado de unas perlas de tapioca en soja y maíz frito junto con un cristal de salsa Kumzu. El pintxo se presenta sobre un merengue seco con una esferificación de leche de tigre, mandarina y ají, y se consume de un solo bocado, llenando la boca de sensaciones marinas, especiadas y ligeramente picantes. 

El Pintxo de Plata también se quedó en Gasteiz. Concretamente en el bar La Regadera, del dinámico Mikel Fiestras. Este cocinero presentó su creación “Txi-txa-rro”, que cuenta con una cantidad interminable de ingredientes como txitxarro, teja de plancton, frutos rojos liofilizados, mahonesa de eneldo, huevas de pez volador, musgo de Irlanda, goma wakame, spaghetti de mar, alga krispy, apple bloosom, brote de mostaza, salicornia, brote de espárrago, alioli y pimentón. Casi nada. El bocado también sorprendió por la profundidad de sus sabores, eminentemente marinos.

También era de marcado carácter marino el bocado presentado por Rubén González del Hotel La Casa del Patrón de Murgia y que se hizo con el Pintxo de bronce: “Estrella de mar” otro pin­txo coral obtenido a base de ingredientes de la más alta calidad como la ostra o el bogavante, entre otros muchos.

Sin duda fueron tres grandes pintxos los que se hicieron con los máximos honores del campeonato principal de Araba, aunque los tres finalistas que se batieron el cobre con ellos no les iban a la zaga. Ellos fueron el Financier de ahumados y foie elaborado por Juan Antonio Gómez Antuñano, chef del Espacio Gastronómico Villa-Lucía de Laguardia, “Tripas y me callo”, elaborado por Josu Aranguren del bar Gardoki y el Cochinillo confitado con puré trufado, de Randol Castro del Pub Restaurante Zabala.

No lo tuvo fácil el jurado que el pasado 14 de julio, desde las 7:30 de la mañana se reunió en la Escuela de Hostelería Egibide de Mendizorrotza donde cada uno de los seis finalistas contó con media hora aproximada para elaborar su pintxo delante del jurado, dárselo a probar y explicarlo pormenorizadamente.

El jurado estaba compuesto por 8 personas relacionadas directamente con la gastronomía y la hostelería. De Gipuzkoa acudieron Ángela Basabe, responsable del restaurante Antxon y el bar Gaztelumendi de Irun, junto a Josema Azpeitia de Ondojan.com. De Valladolid se acercó a Gasteiz Alfonso García, del bar restaurante Don Bacalao y de Bizkaia acudieron Roberto González, somelier de la Sociedad Bilbaína y Koldobika Kortabitarte, del bar Kobika de Durango. El resto del jurado lo componían Sabin Unamuno, profesor de la Escuela de Hosteleríla de Gamarra, Rodolfo Villate, profesor de la Escuela de Hostelería Egibide de Mendizorrotza, y Alfredo Fernández, del Laboratorio de Análisis Sensorial de la UPV. 

En total, han sido 36 establecimientos alaveses los que tomaron parte en esta Semana Grande del Pintxo organizada por SEA (Sindicato de Empresarios Alaveses). Durante 10 días, en los establecimientos participantes se pudieron degustar todos los pintxos a concurso al ajustado precio de 2 euros. Como indicaron en la entrega de premios los responsables de SEA, las cifras de venta de pintxos se acercan a las 20.000 unidades mientras que la cifra de volumen de negocio se estima en unos 80.000 euros.

Cabe destacar que el Premio del Público recayó en el Bar Tabanko por su pintxo Maridaje de Sardina, aunque sus responsables no se encontraban presentes durante la entrega de premios.

  • FOTOS:

    Las fotografías muestran a Michel Sagredo recogiendo el premio, los miembros del jurado y los tres finalistas “ofreciendo” sus pintxos. Y pueden apreciarse los 6 pintxos finalistas, siendo los tres primeros respectivamente los ganadores del certamen, seguidos por el Financier de ahumados, Tripas y me callo y el Cochinillo confitado.