Lunes, 27 Mayo 2024

ERMUA SACÓ MÚSCULO CON SUS CAZUELITAS

ERMUA SACÓ MÚSCULO CON SUS CAZUELITAS Imagen 1

La dinámica localidad de Ermua celebró, el pasado 15 de marzo, la 12ª Edición de su Campeonato de Cazuelitas organizado, como siempre, por la Asociación Gastronómica Lobiano, agente gastronómico que se ocupa también de la modélica Semana Gastronómica de la villa y su participativo Campeonato de pintxos. 

El dia señalado, acompañados del siempre atento y solícito Jesus Portugal y de Patxi Marina, chef y propietario de ese inclasificable restaurante que es El Pastor del Gorbea, pasamos por los nueve bares donde degustamos  riquísimas creaciones a cada cual más apetecible. Por supuesto, tuvimos que juzgarlas y puntuarlas, e incluso decidir cuál era la mejor cazuelita y cuál la más tradicional, guardándonos nuestro veredicto en secreto hasta el sábado, dos días después, día en el que la organización hizo público el fallo del jurado.

Las cazuelitas que degustamos en los diferentes establecimientos de Ermua fueron las siguientes:

1.- El rincón: Timbal (Bacalao, gambas y txangurro).
2.- Kiska: “Auyama” (Panceta, calabaza y coco).
3.- Giroa: ”Pavinlao” (Patata, bacalao y vinagreta).
4.- Urkaregi: ”Ketzua” (Ternera, puerro y ají amarillo).
5.- Bar Zutabe: “Fricandó” (Ternera, shiitake y senderuelas).
6.- Amatxi: ”La cazuelita de Giraldo” (Bacalao, pimiento choricero y perlas).
7.- Txalaparta: “Berria” (Carrillera de cerdo, patata y verdura).
8.- Mendiola: “Chilli-crab” (Rape, langostino y gochujang).
9.- Sagarra: “Tataki” (Carrillera de ternera, patata y berza).

Finalmente, tras la dura ingesta y una nada fácil deliberación, se decidió otorgar la txapela del campeonato a Jose Manuel Rodriguez Pato de Mendiola Jatetxea. Su cazuelita, “Chili-crab”, elaborada con Rape, Langostino y una salsa que recordaba a una americana y que contaba entre sus ingredientes con el riquísimo Gochujang, un potenciador del sabor coreano natural y muy sabroso, nos pareció la más equilibrada además de ser sabrosona, con el toque picante justo y necesario, de buen calibre y presentado como una cazuelita, ni más ni menos.

 

Premio a la tradición

El Campeonato de cazuelitas contemplaba, en esta ocasión, un premio a la “Cazuelita más tradicional”, que fue a parar al Bar El rincón, que presentó su “Timbal de bacalao”, una generosa cazuelita bien colmada de Bacalao, Gambas y Txangurro. Sin ningún secreto ni sorpresa pero impecable en sabor, tamaño, y ejecución. Sabroso, gustoso, muy agradable al paladar, sencillo y honrado. Hay veces en que menos es más y el de El Rincón fue un canto a la cocina sin pretensiones, elaborada con el único fin de hacer disfrutar a quien la come.