Jueves, 24 Junio 2021

Gontzal Mugaburu: ¿CÓMO ESTÁ CAPEANDO EL TEMPORAL DEL CORONAVIRUS EL SECTOR DE LA CERVEZA ARTESANA EN EUSKADI?

Gontzal Mugaburu: ¿CÓMO ESTÁ CAPEANDO EL TEMPORAL DEL CORONA ... Imagen 1

 

Muchas de estas pequeñas cerveceras se han visto con miles de litros almacenados en sus depósitos que no podían vender debido al cese de la demanda y han tenido que ideárselas para no tener que abrir las espitas de los fermentadores y tirar miles de litros por el desagüe.

 

Sí, nuestro amigo Josema Azpeitia nos ha recordado hasta la saciedad el impacto de la pandemia en locales hosteleros y la restauración, pero me gustaría tener la oportunidad de ahondar en la repercusión para un sector, el de la cerveza artesanal, que en pleno auge ha visto truncado su prolífica evolución.

Con más de 1.250.000 litros de cerveza producidos en 2018 y un crecimiento en volumen de un 30% respecto el año anterior, 2020 iba a ser un muy buen año para este sector en Euskadi.

Llegó el 2020 y con él, un tiempo de cambio en el que los y las profesionales de la “Craft beer”, han tenido que reinventarse para tirar de sus negocios.

Tanto distribuidores como productores han tenido que sacar ese pequeño informático que llevan dentro, e improvisar plataformas de venta online para intentar vender su producto. Los que disponían de más recursos, han tenido que rascarse los bolsillos e invertir en páginas web para poder dar salida a todo ese género que la hostelería ha dejado de demandar. Incluso han tirado de Whatsapp personal para poder llegar a ese público sediento y confinado en sus casas. 

También han tenido que echarse a la carretera y distribuir, en sus coches particulares, puerta por puerta, para abaratar costes y ofrecer un producto a un precio lo más ajustado posible.

A todo esto, se le suma la incertidumbre generada por los constantes cambios de ritmo en la producción. Producciones programadas en función de la demanda de la hostelería, sometida a constantes intermitencias en su actividad. Elaborar un lote supone un gasto en materia prima, instalaciones y tiempo que puede poner en aprietos el negocio, si no se recupera lo invertido.

Por si fuera poco, muchos de estas pequeñas pymes se han visto con miles de litros almacenados en sus depósitos que no podían vender debido al cese de la demanda y han tenido que ideárselas para no tener que abrir las espitas de los fermentadores y tirar miles de euros por el desagüe. He ahí la causa de la proliferación de las Ginebras de cerveza, en la que muchos profesionales han visto la manera de aprovechar esa cerveza que no han podido vender durante la pandemia.

¿Curioso verdad? Sí, sometiendo a la cerveza a un proceso de destilación, se extrae su alcohol que, mezclado con varios aromáticos, da como resultado una ginebra con base de cerveza. Este proceso convierte la cerveza de 5˚ de contenido alcohólico, en un destilado de alcohol puro, al que luego se le añade agua desmineralizada para pasar a los 40˚ de una ginebra. Para que nos hagamos una idea, 4.000 litros de cerveza dan como resultado 650 litros de ginebra.

También han tenido que lidiar con la inversión en materias primas compradas con previsión antes del inicio de la pandemia, de la que necesitan algún retorno para no tener que sumar un impago más. Materias primas como las maltas y sobre todo el lúpulo, que tiene una caducidad corta para poder ser utilizadas en plenitud de cualidades. Es por ello, que se espera una avalancha de Dobles y Triples IPAs (estilo de cerveza con alta carga tanto de grano como de lúpulo) para poder aprovechar esa materia prima antes de que expire su momento óptimo de matices y sabores.

La incertidumbre es lo peor que le puede pasar a cualquier empresa, pero que hace mayor mella en estos productores y productoras de cerveza artesanal.

Las ventas al por menor han servido simplemente para mantenerse “al ralentí”. Una terapia para no pensar en acreedores, en distribuidores y en las facturas que se amontonan en la mesa de despacho.

Sin duda, el año 2020 ha supuesto una prueba de resistencia para las más de 25 cerveceras artesanales existentes en Euskadi. Ha sido tiempo de atrincherarse y agudizar el ingenio para no acumular deudas y seguir peleando por un modo de vida ligado a la elaboración artesanal de cerveza de calidad.

Es difícil aventurar cuál será el futuro de los productores y productoras que encaran este año 2021, con las peores noticias posibles. Parece que el bicho no quiere dar tregua y va a seguir castigando a éste y a otros sectores, con fuerza.

 

 

 

   
OPINIÓN INVITADA

 

Gontzal Mugaburu
Euskal Homebrewer

Gontzal Mugaburu lleva años cultivando el sano vicio de elaborar su propia cerveza en casa y adquirir exclusivamente cerveza artesana apoyando, así a pequeños elaboradores locales como los miembros de Laugar (En la imagen).