Domingo, 23 Enero 2022

LA COCINA DE HONDARRIBIA

LA COCINA DE HONDARRIBIA Imagen 1

Al hablar de la comida japonesa, pensamos que los nipones se limitan a comer sushi y pescado crudo. Nada más lejos de la realidad. La gastronomía del país del Sol Naciente es una de las más ricas, diversas y sanas del planeta y su influencia cada vez se deja ver más en las creaciones de no pocos restauradores de nuestro entorno.


En cualquier caso, nunca podremos decir que conocemos la gastronomía japonesa si no viajamos a Japón y, además de conocer sus restaurantes, nos encontramos con el ambiente de sus tascas, sus puestos de comida rápida, sus bares de ramen... puesto que el ambiente de los locales de Japón va inexorablemente unido a la experiencia  gastronómica.


Si no nos llega el presupuesto para emprender el viaje o si la radiación todavía nos aterra, la lectura del cómic “El gourmet solitario” puede ser un buen premio de consolación.


Jiro Taniguchi es un laureado autor japonés, ganador de incontables e importantes premios, que siempre se ha destacado por la tranquila observación de las cosas que le rodean, aunque a primera vista parezca que carezcan de importancia, como deja patente su admirada serie “el paseante”. En esta ocasión, con la ayuda del guionista Masayuki Kusumi, Taniguchi nos invita a entrar en 19 tipos de establecimientos de comida de Japón, principalmente de Tokio, desde elegantes restaurantes a los locales más vulgares de comida rápida, pasando, incluso, por la bandeja de comida de un hospital.


El libro consta de 19 capítulos con un personaje que sirve como hilo conductor: un viajante del que apenas sabemos nada, salvo que vende algún tipo de producto y aprovecha sus desplazamientos para conocer los restaurantes de los pueblos y barrios a los que le lleva su trabajo.


El cómic no tiene acción, y el argumento se limita a describir su llegada a los restaurantes, la toma de contacto con el personal del mismo, la contemplación de la comida y la ingesta de ésta, pero sorprendentemente, nos engancha de la primera a la última página y nos hace entrar de una forma tan realista en la gastronomía japonesa que sólo nos faltaría oler y comer los platos para que la experiencia fuera completa.

+ ARTÍCULOS RELACIONADOS