Sábado, 07 Diciembre 2019
Libro IRUÑA

¡QUIERO VER EL PLATO LIMPIO!

Que levante la mano aquella persona que no ha escuchado alguna vez esta frase lapidaria de su ama o aita. Yo la tengo grabada a fuego gracias a mi madre, Mariluz Pérez, cántabra de Quintanas Olmo (Valle de Valderredible). En nuestro Bar Ibaiondo de Eibar. Mientras comíamos mi hermana, Amaia, y yo en una especie de pupitres. Esa era nuestra mesa de comida entre tanto fragor de trabajo en aquellos años 70. El aita, Antonio Buendía, en la barra del bar y mi madre ahí, con el dedo acusador. Y su frase: “¡Cuándo vendrá el hambre!”. Como si la estuviera escuchando... Con todo ello quería decir algo así como… “aprovechad de este alimento que tenéis, tenemos, que lo suyo nos cuesta, y la suerte de tenerlo en la mesa pues no sabéis el hambre que se ha pasado en este país y que por desgracia se pasa a día de hoy en otros”.

Pues eso. Ahora que a mí me toca también ser padre, de vez en cuando se lo cuento a mi amatxu en algún que otro paseo por nuestra querida Eibar. Y todavía recuerda muy bien cómo nos lo decía. Y sí, ahora soy yo el “plasta” de turno en la familia que no soporta ver los platos con restos de comida. Qué le vamos a hacer. En mi caso no he pasado por ninguna Guerra Civil, no he pasado hambre, no he conocido la cartilla de racionamiento… pero sí he recibido una educación en esa línea de aprovechar todo lo que se pone en mesa. 

Todas y todos podemos ayudar en esa lucha a favor del aprovechamiento y no desperdiciar ese sobrante que enviamos a la basura, especialmente en nuestros hogares con una media de 80 kilos de comida al año. 

No quiero marear con más cifras. Ni siquiera con el tema del reciclaje de los residuos. No me voy a meter en ese “fregao” porque daría para otro artículo. Tan solo voy a pedir a quien lea este artículo, que sea consciente y no pase por alto que allá donde fuere evite el derroche de esos platos que todavía rebosan comida.

Sí al aprovechamiento.  Sí a los platos limpios. 

Si a dejarlos como la patena, que también decía mi abuela paterna Saturnina.

 

Aitor Buendia LA RUTA SLOW OJ145

 

SLOW FOOD OJ145 

LA RUTA SLOW 


AITOR BUENDÍA 

Eibarrés, Vitoria-Gasteiz 
Comunicación y Slow Food
www.blogseitb.com/larutaslow