Jueves, 06 Octubre 2022

PINTXOS, INSTITUTOS Y ESTRELLAS

PINTXOS, INSTITUTOS Y ESTRELLAS Imagen 1

Por si no fuera poco con el despropósito perpetrado en febrero con el Instituto del pintxo donostiarra, institución pública enmarcada en el Ayuntamiento de la capital guipuzcoana y sostenida con dinero público que se ha tomado la potestad de clasificar a los establecimientos donostiarras en “buenos o malos” en función de los criterios y conocimientos de un muy reducido grupo de gente creando una clasificación aberrante que deja en evidencia y totalmente desfavorecidos a docenas de bares que llevan décadas realizando una impecable labor en el mundo de la cocina en miniatura, marzo nos llega con otra muestra del afán valorativo y clasificatorio que se ha instalado incomprensiblemente en el mundo de los pintxos con la guía “Best Pintxos” promovida por la organización del Congreso Miniature.

Para empezar, deberíamos llamar guía al producto si cumpliera la función, precisamente, de guiar. Pero “Best Pintxos” no pasa de ser un listado terriblemente irregular que apenas ofrece información sobre los establecimientos que recoge, limitándose en gran parte de los casos a ofrecer simplemente la dirección de los mismos sin informar al lector o lectora sobre qué encontrará en ellos o en sus barras.

Pero, además, la autodenominada “guía” tiene la osadía de autocalificarse como “la Michelin de los pintxos” y al igual que el Instituto anteriormente comentado, se otorga la facultad de tocar con su varita mágica a los establecimientos, asignándoles una, dos o tres estrellas, al igual que la guía francesa, solo que los han transformado en “Eguzkilores” para darle una apariencia más local.

Lo grave no es que una asociación particular publique una guía, algo que entra dentro del derecho de cada cual a hacer lo que quiera. Lo malo es que en este caso esta guía pretende erigirse como referencia casi oficial y compararse con la mejor guía gastronómica mundial cuando la clasificación y el listado se ha elaborado sin visitar los establecimientos calificados en el mismo, sin degustar los pintxos, y siguiendo unos criterios caprichosos que han dado Eguzkilores a bares que no cuentan con barra ni con oferta regular de pintxos, a cafeterías de restaurantes “estrellados” que no cuentan con pintxos en su barra, a establecimientos especializados en sandwiches convencionales o en jamón... además de repartir con extrema facilidad semejante cantidad de “Estrellas”, (nada menos que 205, gran parte de ellas a establecimientos afines a los organizadores), que ha originado que el engendro nazca carente de toda credibilidad y falto del más mínimo rigor y seriedad. Flaco favor le hacen iniciativas como ésta al castigado mundo de la hostelería y la gastronomía...

 

+ ARTÍCULOS RELACIONADOS

josema 6336

  

 

ESTUPIDO CONCIENZUDO


JOSEMA AZPEITIA
Coordinador de Ondojan.com