Viernes, 13 Diciembre 2019
Libro CASTILLO

DEMETRIO, DEMÉTER, DIMITRI...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El secreto en Urbitarte es que no hay secretos, todo es tan sencillo como difícil: producto de primera tratado con cariño, ambiente auténtico de sidrería, excelente trato, calidad y calidez humana y unas sidras que (...) desde mi punto de vista son las mejores de Gipuzkoa

 

 

 
 

  

Hasta hace bien poco, Demetrio era un nombre que no solía pronunciar con demasiada frecuencia. La verdad es que ni siquiera conocía a nadie que tuviera tal nombre. Parece ser que procede del griego antiguo Δημήτριος (Dêmếtrios), que significa perteneciente a Deméter, diosa de la agricultura, la cual da nombre a la famosa empresa holandesa que certifica vinos biodinámicos y cuyo sello aparece en vinos que cumplen con los requisitos exigidos por dicha entidad. No fue hasta hace seis o siete años que, en compañía de Iban Mate e Iñaki Irizar, mis dos compañeros inseparables de vivencias vinícolas, acudí a la sidrería Urbitarte, en el barrio Ergoiena de Ataun, el más alejado de la N1 desde que coges la desviación a la altura de Beasain. Llegar hasta allí o, mejor dicho, volver desde allí no es moco de pavo. Pero aquel día conocimos a Demetrio, genio y figura, con el que hoy día compartimos una bonita amistad. Han sido muchas las ocasiones en las que nos hemos acercado hasta allí para empaparnos del encanto especial que tiene este lugar, algo que ya os he contado en anteriores artículos. El secreto aquí es que no hay secretos, todo es tan sencillo como difícil: producto de primera tratado con cariño, ambiente auténtico de sidrería, excelente trato, calidad y calidez humana y unas sidras que, no me cansaré de repetir, año tras año y desde mi punto de vista, son las mejores de Gipuzkoa. Y casi lo mejor es que funciona como restaurante fuera de temporada, lo que te permite disfrutar de un lugar como éste, por ejemplo, ahora en verano.

Dimitri sin embargo, no es de Amezketa como Demetrio y, como imaginaréis, tampoco es vasco, aunque empieza ya a chapurrear algunas palabras en euskera. Llegó de Rusia, junto a su esposa Alina, hace algo más de un par de años, con el sueño de abrir un restaurante en Donosti. Pasó por las cocinas de algunos de los mejores restaurantes vascos, con el fin de empaparse de nuestras costumbres. Hace ya algo más de un año inauguraron Takatak, en la Plaza de Zaragoza. A Dimitri le conocíamos por ser cliente nuestro y por su gusto exquisito con el vino, alejado de los clichés habituales de los clientes rusos, esos a los que sólo importa el precio y cuanto más caro...¡mejor!. Pues no, Dimitri no es así. Demuestra sensibilidad especial por el vino y por la gastronomía en general. Es por esto que teníamos ganas locas de acudir a su restaurante. Sucedió en nuestro primer día tras cerrar ESSENCIA wine bar y sirvió como despedida a estos cuatro últimos años sin descanso, pero también como bienvenida a una nueva etapa de nuestras vidas. La cena superó todas nuestras expectativas. Platos llenos de sabor y vinos desbordantes de emoción, casi todos ellos naturales o biodinámicos. Cuando vayas, no olvides pedir la “auténtica ensaladilla rusa”, diferente a cualquier otra que hayas probado. Sin lugar a dudas, Takatak es un “must” para los amantes del vino y la gastronomía en general.

Si tengo otro hijo, tendré que llamarle Δημήτριος...

 

dani essencia2918 web

  

 

ESENCIA DE VID 


DANI CORMÁN

ESSENCIA WINE BAR & STORE
Zabaleta 42 - DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN
Tf. 943 32 69 15