Viernes, 21 Enero 2022

AMIGOS, VINOS Y LÁGRIMAS

AMIGOS, VINOS Y LÁGRIMAS Imagen 1

Me siento francamente afortunado de trabajar en esto, de hacer lo que realmente me gusta, de conocer a la gente que he conocido y que queda por conocer y de contribuir con mi granito de arena a fomentar la cultura del vino. Aunque se trata de una profesión dura y exigente, a la que hay que dedicar horas sin mirar el reloj, la parte buena es tan buena que compensa con creces los momentos más complicados. 

Hace unas pocas semanas tuve la suerte de disfrutar de unos días de trabajo, que bien podrían llamarse vacaciones, junto a mi gran amigo Alberto Ruiz, de La Cava de Pyrene, una de las personas con mayor conocimiento y sensibilidad para esto del vino que conozco.

El objetivo era la feria Millesime Bio celebrada en Montpellier el pasado mes de Enero. Pequeños elaboradores de vinos ecológicos, naturales o biodinámicos. Un excelente ejemplo de organización, una magnífica feria. Aprovechando la ocasión, asistimos también a dos pequeñas ferias "alternativas", Les Affranchis en el Château Flaugergues y Le Vin de mes amis en el Domaine de Verchant. ¡Cómo me gustan estos encuentros! Los vinos naturales tienen algo especial, o mejor dicho, tienen mucho especial. Tienen el alma pura, sin maquillajes. No hay máscaras ni disfraces. Son como son, vinos auténticos. Te sientan bien, se beben fácil y el cuerpo los asimila mucho mejor. Por si fuera poco, al día siguiente no existe el dolor de cabeza. No sólo somos "lo que comemos" sino también "lo que bebemos" y creo que es precisamente por esto que el buen ambiente, el compañerismo y el buen rollo invaden este tipo de ferias.

Aprovechando la cercanía con el Valle del Ródano, visitamos a Stephane Montez, de Domaine Monteillet. Lo pasamos como niños en una película de Disney, sólo que en este caso entre viñedos de Saint Joseph, Condrieu y Côte Rotie. Menuda película, excitante, casi de dos rombos. Ahora comprendo mucho mejor el carácter y personalidad de estos fantásticos vinos.

El problema es que el norte del Ródano se encuentra pegando a Borgoña y no podíamos irnos sin hacer una visita a la preciosa y mítica ciudad de Beaune. Allí se encuentra Remoissenet, uno de los más viejos domaines que existen en la región. Una antigua casa del siglo XIV, con sus armaduras, sus techos inalcanzables, sus fantasmas y lo más importante, con uno de los mejores "cementerios" que existen de viejas botellas de Borgoña. No me importaría ser fantasma en un lugar así. De entre todos los vinos que bebimos, fue el Gevrey-Chambertin 1er Cru "Les Combottes" del 76 el que casi nos hace levitar. C'est la Bourgogne!

Si os dejáis caer por Beaune y no sabéis dónde comer, os recomiendo el Caves Madeleine. Allí Lolo te hace disfrutar de una sencilla y excelente cocina tradicional borgoñona, con un toque personal, te embauca con su pasión por el vino y sus rebuscadas recomendaciones. Mesas corridas, ambiente bullicioso e imposible no hablar casi con todas las personas que abarrotaban el pequeño espacio. Si no reservas con antelación, casi ni lo intentes.

La champaña quedaba de nuevo cerca y su fuerza tiraba de nosotros con tal fuerza que no quedó más remedio que sucumbir a sus encantos. Es curiosa la sensación que me ha producido siempre esta tierra. Alegría, nervios, emoción. No es fácil explicarlo. Allí he pasado algunos de mis momentos de máximo éxtasis vinícola y estas cosas permanecen para siempre en la memoria. Tras la visita de dos pequeños e interesantes vignerons en la Montaña de Reims y en el Valle del Marne (de los cuales no puedo dar su nombre) y conociendo las escasas bondades gastronómicas de la región, decidimos terminar nuestro tour vinícola en París. Allí nos esperaba el gran Philippe Pinoteau, en su excepcional bistrot Le Baratin. Uno de los mejores lugares del mundo para disfrutar de vinos naturales acompañados de una fantástica cocina de mercado, preparada con cariño por su mujer Raquel. Sus conocimientos, su sensibilidad, su generosidad, su cocina y sus delirantes vinos hicieron sentirnos en aquel momento las personas más felices y afortunadas del mundo. Lágrimas. Gracias a miles Philippe.

Tras estos días de intenso y duro trabajo hemos vuelto con nuevas ideas, nuevos vinos y sana envidia de la cultura vinícola de nuestros vecinos del norte.

Alberto, ¿cuándo volvemos?

 

dani essencia2918 web

  

 

ESENCIA DE VID 


DANI CORMÁN

ESSENCIA WINE BAR & STORE
Zabaleta 42 - DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN
Tf. 943 32 69 15