Domingo, 23 Enero 2022

DETRÁS DE UN GRAN VINO...

DETRÁS DE UN GRAN VINO... Imagen 1

A hora y media en coche desde Donosti, asentados en un maravilloso paisaje con el Pirineo nevado de fondo, entre preciosos valles y cuidadísimos caseríos, se encuentra la diminuta apelación de origen Irouleguy, en Iparralde.

Hace tan sólo unos días, en uno de estos soleados días que marzo nos está dejando con gran generosidad, decidimos Iñaki y yo cerrar la tienda unas horas para conocer en persona a Thérèse y Michel. Nos dieron la bienvenida con ese euskera tan meloso y atractivo que tienen los habitantes de este lado de la muga.

Irouleguy es un pequeño pueblo, formado por unos pocos caseríos de color rojo y blanco, en cuyas laderas de orientación sur se encuentran, asentados en terrazas de pronunciada pendiente, buena parte de los viñedos que forman la A.O.C. a la que da nombre el pueblo.

Nos llevó Michel hasta el promontorio donde se encuentra el cementerio y desde el que se obtiene la privilegiada vista que aparece en la imagen. Allí nos habló de la gestión de sus suelos, mapa geológico en mano, de su composición y de la influencia que tienen en las variedades de la zona: petit corbú, gros y petit manseng en blancas, y tannat y cabernet franc en tintas. Nos habló de cómo influye el clima y el papel fundamental que desempeñan las montañas limítrofes. Nos enseñó sus viñedos y nos acercó hasta su pequeñísima bodega. Nos descubrió el por qué de sus prácticas biodinámicas (basadas en la razón y no en el extremismo), nos enseñó cómo dinamiza sus diluciones con cuarzo, nos mostró las plantas y sus extractos con las que prepara las infusiones que corrigen las carencias de su viñedo...Michel es pura pasión...

Por último, probamos los vinos, blancos principalmente, unos de barricas de 500l., otros de curiosos toneles austríacos y alguno de depósito de cemento con forma de huevo. Todos ellos separados por variedades y por tipos de suelos...¿Que si estaban buenos los vinos? Probablemente hayan sido una de las más gratas sorpresas que me he llevado últimamente...Los blancos excelentes, plenos de carácter, sugerentes en nariz y envolventes y profundos en boca.  Una vez más la historia se repite, detrás de los grandes vinos de cada región se encuentran personas apasionadas, comprometidas con su tierra, grandes personajes del mundo del vino... Todo esto a hora y media de Donosti, en Domaine Arretxea. Si aún así te pilla algo lejos pero quieres probar sus vinos, en ESSENCIA puedes encontrar algunas botellas de su pequeña producción.

Mila esker Michel!


+ ARTÍCULOS RELACIONADOS