Martes, 25 Enero 2022

L@S NIÑ@S Y EL PESCADO

L@S NIÑ@S Y EL PESCADO Imagen 1

La experiencia nos está diciendo que cuando la conversación empieza por:

-Ponme antxoas para nosotros y para el niño un gallito

Quince años después evoluciona a:

   -Ponme antxoas para nosotros que al niño (ya un adolescente) no le gusta el pescado y le pondré otra cosa

Y es que es así, al niñ@ que desde pequeñit@ no se le ha dado a probar todo tipo de pescados, con todo tipo de preparaciones, acaba hartándose del gallo rebozado, ¡si es que no le sale cresta!

Desde estas humildes líneas mi petición, reivindicación, consejo o sugerencia es que ofrezcáis a vuestras hijas e hijos diferentes especies de pescados cuanto antes.

Dadles a probar atún, salmón, carcajal, faneca, liba o perlón, entre otros, y su pequeño paladar coleccionara sabores, texturas y olores que le acompañarán por siempre en su vida adulta.

A edades tempranas, l@ niñ@s no tienen aún prejuicios que les hagan rechazar un plato más que otro, y lo mismo se atreven a probar la negrura de los txipirones en su tinta que el blanco del pilpil. Tenéis oportunidades de oro para hacerles unos grandes catadores.

Y en el pescado hay tanto que catar…

L@s que venís a nuestra pescadería sabéis que tenemos muchas sugerencias para que vuestr@s pequeñ@s disfruten del pescado, no se aburran y hasta se diviertan en la experiencia. Así, cuando sean mayorcitos y os pregunten qué hay para cenar:

-Pescado

Ell@s habrán adquirido el criterio para preguntar:

   -¿Qué pescado? ¿Y cómo lo vamos a preparar?

¡Qué grandes, me encantan!!!

Y ¿qué pasa con las espinas? ¡No preocuparse! Hoy en día, l@s profesionales de las pescaderías os las quitamos todas, de cualquier especie. Eso sí, cuando son mayorcit@s os animamos a que sean ell@s mism@s l@s que las retiren y las separen con sus deditos, así van aprendiendo. 

CAROL IMG 20181011 154026

En mi casa, cuando mis hij@ eran pequeñ@s y el pescado podía tener alguna espina era el “día de comer con las manos”, que era sinónimo a fiesta, claro. 

De todas las recetas que gustan a l@s niñ@s hay una que arrasa: los sabirones empanados. Si, sí, los sabirones. También llamados peces escorpión por el veneno que poseen en su espina craneal, y cuyo pinchazo es tan conocido entre los bañistas de la Concha, ¡como para olvidarlo!. Pues bien, fileteados sin espinas y por supuesto sin veneno, estos pescaditos hacen las delicias de grandes, y sobre todo pequeños, ya que al ser fritos en la sartén se enrollan como un churrito invitando a los niñ@s a comerlos como tal, y  untarlos en las salsas que les pongamos a su alcance: mahonesa, alioli, tomate, soja, y todo tipo de aliñes. Emulando la merienda de chocolate con churros de toda la vida, pero en versión salada y de mar.

Aquí os la dejo, claramente explicada en las imágenes adjuntas. Que aproveche, ¡que la disfrutéis! Y vuestr@s peques también.

 

 

+ ARTÍCULOS RELACIONADOS

CAROL retrato 6929 OJ166

  

 

 


CAROL ARCHELI

PESCADERÍA ESPE
www.pescaderiaespe.com