Jueves, 09 Abril 2020

ANTXOA FRESKUE...

ANTXOA FRESKUE... Imagen 1

Igual que la sardinera del famoso canto popular, así me siento yo cuando llegan a nuestros puertos las primeras antxoas de la temporada…salto de emoción ante la esperada novedad, y me entran ganas de correr a cada portal, a cada familia a ofrecerles el maravilloso regalo que un año más el mar nos quiere obsequiar.

Es mágico el momento de la entrada de los barcos en el puerto al amanecer, después de toda la noche faenando en busca del preciado tesoro, los pescadores llegan exhaustos pero contentos con su valioso botín, y por supuesto ansiosos, porque en ese momento, en la subasta, se sabrá cuánto vale cada gota de sudor de su duro trabajo…

Yo, por mi parte, salto también de alegría y de la ansiedad…qué precio hará en la subasta, cuánto estará haciendo en subastas similares en otros puertos, cuántas cajas cojo, será poco, y si me sobra, entrarán más barcos a media mañana, bajará su precio en otras subastas…la incertidumbre, compañera de viaje en este bonito oficio, se hace más presente que nunca en esos instantes.

Y luego todo se olvida…cuando al fin me voy a mi pescadería con mis antxoas saltando en las cajas me entran ganas de gritarlo a los cuatro vientos…antxoas frescue…

Me  puedo imaginar el rico pescado en todas sus vertientes culinarias y haciendo las delicias de los más exigentes paladares. Puedo verlas fritas, con sus ajitos y guindillitas, al mediodía, en cualquier hogar donostiarra, las imagino también en papellotte, con su cebolla y regadas con un poco de sidra en alguna sociedad gastronómica a la hora de la cena, asadas al horno con su refrito, que es un modo muy socorrido y rápido para las madres que han de hacer la cena para sus niños en un periquete. Hervidas, para los estómagos más delicados, o en su modo algo más laborioso pero que hace las delicias de casi todo el mundo, rebozadas. O marinadas con su vinagre, ajo y perejil. Con tomate, en escabeche…y ya casi me cuesta imaginar las maravillas que pueden llegar a crear nuestros magníficos chefs en sus cocinas con esta delicada criatura… uff, un sinfín de recetas, tantas como cocineras y cocineros y circunstancias…qué maravilla!!!

Y todo esto sabiendo a buen seguro, que estamos hablando de un alimento extraordinario, con unas proteinas de alto poder nutritivo, con un alto contenido en fósforo, potasio. Y con un gran porcentaje del famoso y valioso omega tres, tan importante para nuestro organismo.

En fin, que sin duda encontramos en la antxoa una gran aliada para la salud de toda la familia, para nuestra mesa y también para nuestros bolsillos, porque una vez pasados los primeros días de captura suele alcanzar unos precios muy muy asequibles.

No hay duda, disfrutemos de los regalos de la madre naturaleza y expresemos nuestra gratitud por tanto bien recibido…

+ ARTÍCULOS RELACIONADOS

CAROL retrato 6929 OJ166

  

 


CAROL ARCHELI

PESCADERÍA ESPE
www.pescaderiaespe.com