Viernes, 16 Noviembre 2018
Libro Gipuzkoa

¡BENDITA VUELTA AL COLE!!

¡BENDITA VUELTA AL COLE!! Imagen 1

Es ¡¡Bendita vuelta al cole!! Una hasta tiene ganas de normalidad y de orden después de los vaivenes del verano. Desordenarse es muy bueno para la mente y la salud en general, pero volver al orden es un reencuentro con la ilusión por hacer las cosas como nos gusta de verdad.

Esto se nota mucho en la mesa. Las cenas y comidas de verano son muchas veces improvisadas, a la batalla y al todo vale y, al final, estamos con ganas de comer “de fundamento”.En nuestra pescadería nos habláis mucho de esto a la vuelta de las vacaciones: de las ganas que tenéis de comer pescadito de todos los días. Sin grandes recetas rocambolescas ni florituras, sano, limpio, que siente bien y del nuestro, del de aquí, de siempre.

Así que hoy vamos a presentar una receta de todos los días. Vais a pensar: “qué fácil, si llevo toda la vida haciéndola...”. ¡Sí!, pero hoy vamos a explicar cómo hacerla muy sana.

 

PESCADILLA REBOZADA CON LECHUGA Y CEBOLLETA DE LA HUERTA

 

INGREDIENTES:

  • Una pescadilla.
  • Una lechuga y una cebolleta de casera llenas de vitaminas, minerales y fitoquímicos.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Seis dientes de ajo.
  • Un huevo.

A nosotras nos piden casi siempre el pescado para rebozar en lomos con o sin piel, pero lo podéis preparar como más os guste.

Much@s ya sabemos que para rebozar el pescado hay que seguir los siguientes pasos: introducirlo en el huevo, salarlo al gusto y, finalmente, freírlo en aceite caliente, intentando dejarlo jugosito pero no crudo. Serán tres elementos los que nos distingan un rebozado sano de uno que no lo es: el aceite que usemos, la temperatura que alcance ese aceite y el ajo.

Mis consejos:

  • Rebozar siempre con aceite de oliva virgen extra. Es más estable al calor que otros aceites y produce menos compuestos tóxicos.
  • Vigilar la temperatura del aceite. El aceite de oliva virgen extra es estable hasta los 160 grados centígrados, no hace falta tener un termómetro en casa para saber que esa temperatura es alta y que se puede rebozar por debajo de ella. Simplemente hay que estar atent@ mientras se reboza, vigilando que el aceite no llegue a humear, porque entonces sí que se está convirtiendo en tóxico y esto hay que evitarlo.
  • Y si a pesar de estas precauciones algún tóxico se colara en nuestro rebozado, tenemos un gran aliado que nos ayuda a eliminarlo, nos aromatiza el aceite y el pescado y nos aporta un montón de fitoquímicos muy recomendables para nuestra salud: ¡¡¡el ajo!!! Siempre que rebocéis pescadito, echad al aceite unos dientes de ajo y dejad que se frían juntos, después los podéis comer o no, dependiendo de los gustos, ¡¡a mis hij@s les encantan!! Pero tened en cuenta que para que el ajo tenga todas las propiedades antes mencionadas, hay que activarlo y para ello basta con machacarlo y dejarlo reposar 5 minutos, en ese tiempo se darán en él unas reacciones enzimáticas que activarán sus propiedades de eliminar toxinas, su efecto antivírico, antibacteriano y mucho más.

Así que antes de poneros a cocinar, lo primero  es sacar los ajos, machacarlos y dejarlos reposar en un platito mientras preparáis la ensalada, o ponéis la mesa y, entre tanto, la química del ajo hace la magia.

Como lo hacían nuestras abuelas. ¡¡¡Y eso que no sabían nada de química!!!!

On egin!!

+ ARTÍCULOS RELACIONADOS

CAROL retrato 6929 OJ166

  

 


CAROL ARCHELI

PESCADERÍA ESPE
www.pescaderiaespe.com