Miércoles, 08 Julio 2020

UN NUEVO QUESO IDIAZABAL “CON OLOR A LIBERTAD”

UN NUEVO QUESO IDIAZABAL “CON OLOR A LIBERTAD” Imagen 1

“Este queso huele a libertad. Huele a que ya estamos superando esta pandemia”. Fueron las ingeniosas palabras pronunciadas por el cocinero Unai Campo (Bilbao, 1978), dueño y cocinero del prestigioso Restaurante Porrue de la capital bizkaina, que este año se encargó de realizar el tradicional corte del primer queso Idiazabal, que inicialmente estaba previsto para el pasado 15 de abril y tuvo que ser atrasado al 27 de mayo debido a la situación generada por el coronavirus.

El acto, para poder ser realizado con las pertinentes medidas de seguridad, tuvo lugar en las campas de Oianguren, precioso enclave situado a las afueras de la villa de Ordizia. Además del corte de queso, fueron entregados los premios a la calidad, que este año han recaído en Joseba Otegi de la quesería Goine Berri de Asteasu, y Eli Gorrotxategi y Joxe Mari Jauregi de la quesería La Leze de Ilarduia (Araba).

Medidas anti-Covid 19

El acto contó con la complicidad de una excelente climatología, y una organización impecable indicándonos a cada periodista el lugar que debíamos ocupar durante su desarrollo, guardando las consabidas distancias de seguridad. Los cámaras y fotógrafos contaban con un escenario en el que varias “X” indicaban el lugar que debía ocupar cada uno y los periodistas contábamos con varias sillas, convenientemente alineadas y separadas, desde las que debíamos realizar nuestro trabajo “sin movernos del sitio” como nos dejó bien claro la responsable de comunicación del ayuntamiento ordiziarra. Es decir, que a pesar de que el queso, según Campo, olía a libertad, los responsables de los medios estuvimos más coartados que nunca, tocados con mascarillas y con los movimientos limitados. Afortunadamente, a lo largo del evento, las medidas no fueron tan duras y los juntaletras que, a su vez, debemos obtener imágenes con nuestros móviles, pudimos movernos a lo largo y ancho del espacio.

Intervenciones institucionales

El acto, presentado por Leire Arandia, directora del museo D´elikatuz, comenzó con la intervención del alcalde de Ordizia, Adur Ezenarro, que explicó los motivos por los que el corte de queso se trasladó a este enclave, que no son otros que la situación de alarma generada por el coronavirus. El primer edil de la Villa recordó que este acto suele estar en marcado en la celebración del Artzai Eguna, previsto para el 15 de abril y que fue suspendido, pero del que se quiso salvar esta parte, dejándola para la Fase 2, momento en el que pudo ser celebrada con las debidas medidas de seguridad.

Ezenarro recordó que los ayuntamientos están realizando un gran esfuerzo económico para preservar los mercados y estas tradiciones, y pidió a las instituciones que se impliquen económicamente.

A continuación tomó la palabra Xabier Arruti, responsable del departamento de Agricultura de la Diputación Foral de Gipuzkoa, quien, recogiendo el guante lanzado por Ezenarro, recordó que su departamento “no colabora un día al año, sino los 365 días de éste”, apoyando al sector primario.

Finalmente, Bittor Oroz, Viceconsejero de Pesca y Política Alimentaria del Gobierno Vasco aludió también al tema de los dineros, colocando en este caso la pelota en el tejado de los contribuyentes, afirmando que son los consumidores, los compradores a fin de cuentas, los que deben apoyar a los productores locales llenando la cesta de la compra con productos locales.

Tras las intervenciones de los políticos, ya todos contentos, se procedió a la entrega de los mencionados premios y el corte de queso, y tras guardarse a lo largo del acto un minuto de silencio en memoria de los y las fallecidas durante la pandemia, se dio por concluido el acto, no sin antes dar buena cuenta de uno de los quesos.