Viernes, 18 Agosto 2017

LA VIÑA: UN CLÁSICO INFALIBLE

JAKITEA Gure Betiko Sukaldaritza

 

LA VIÑA: UN CLÁSICO INFALIBLE

Que la Parte Vieja donostiarra está siendo poco a poco invadida por establecimientos mediocres en los que la principal preocupación es captar, enganchar y exprimir al turista inexperimentado, es una realidad a la que no se sustrae ningún observador o ningún usuario del emblemático barrio donostiarra. Pero no nos engañemos. Una cosa no quita la otra y esta tendencia, que se ha acelerado de manera alarmante a lo largo de los dos últimos años, no es óbice para que “lo viejo” de Donostia siga siendo, a día de hoy, una de las zonas gastronómicas más atractivas del mundo. Algunos de los mejores restaurantes tradicionales de la ciudad siguen situados dentro de los hoy en día imaginarios muros de lo que fue la ciudad original amurallada que existió, siglos ha, aquí, al borde del Cantábrico. También algunos de los más antiguos y representativos bares de pintxos de la ciudad se encuentran en esta zona de la ciudad, así como los que iniciaron, a comienzos del siglo XXI, la revolución del pintxo. Y todo ello sin mencionar que La Parte Vieja cuenta también con un restaurante con una estrella Michelin, una buena cantidad de sociedades gastronómicas, entre ellas las dos más célebres de la ciudad, un precioso puerto pesquero y el mercado tradicional más interesante en muchos kilómetros a la redonda.

Y es que quien tuvo, retuvo. Y la Parte Vieja no es una excepción. Eso sí, hay que ser vivo y no entrar a cualquier local que nos trate de atrapar con sus cantos de sirena o con sus engañosos “gastro”-nombres. Los clásicos que no han cambiado de manos siguen siendo una de esas garantías de seguridad y calidad, como es el caso de La Viña, el bar-restaurante dirigido por Santi Rivera, siguiendo el legado de sus padres, que inauguraron este local en 1959.

Una de las principales características que marcda la diferencia en La Viña es el servicio. Cercano, directo, rápido, eficaz, amable... tanto en barra como en sala, el comensal se siente bien cuidado. ¿Que se levanta mil veces a pedir cosas a la barra? Se le sonríe y se le atiende inmediatamente las mil veces. ¿Que quiere un pintxo para compartir y no hay mucho jaleo? No sólo se le parte el pintxo sino que se le sirve en dos platillos con dos cubiertos (lo hemos visto con nuestros propios ojos). Detalles y atenciones que llaman, impepinablemente, a repetir la experiencia y volver al local. Santi Rivera lo sabe y su personal está muy bien enseñado y muy concienciado al respecto.

LA VINA 8384 OJ153Comenzamos nuestra degustación en la barra, donde no pueden eludirse dos clásicos del local: el “Canutillo” con el que ganaran el premio a la originalidad del Campeonato de Pintxos de 1999 y la ensaladilla rusa, que se sirve en pintxo o en ración. El canutillo es una fórmula ya superada, pero sigue manteniendo parte de su gracia, sobre todo debido a la extraordinaria antxoa que lo rellena. La ensaladilla siempre está en su punto, en la barra pero convenientemente tapada, y se revive con una oportuna cucharada extra de mayonesa.

En el comedor optamos por la seguridad de los clásicos. Unos pimientos del Padrón para picotear y, como platos principales una riquísima Sopa de pescado “de nécoras” con abundantes y generosos tropiezos de bacalao, Merluza a la Koxkera perfectamente ejecutada (aunque la ración podía ser un poquito -solo un poquito- mayor) y para rematar, cómo no, la fantástica, la única, la inimitable Tarta de queso, copiada pero nunca igualada, que se ha convertido, por méritos propios, en la más potente seña de identidad de La Viña, que despacha diariamente docenas de ellas, tanto en barra como en comedor como para llevar.

Frecuentada tanto por clientela local como por extranjeros, por gente de edad como por jóvenes, La Viña es de esos clásicos que no fallan y que dejan habitualmente un buen sabor de boca. Ojalá no cambie nunca !!

 

LA VIÑA

31 de Agosto, 3 (Parte Vieja) - DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN
Tf: 943 42 74 95